REFLEXION: LOS JÓVENES Y SUS CAPACIDADES

REFLEXION: LOS JÓVENES Y SUS CAPACIDADES

Las personas jóvenes actuales constituyen la generación mejor preparada de la historia, y con mayores capacidades para pensar en nuevas propuestas, ya que biográficamente han nacido con los cambios sociales y son parte de los mismos.

Cercenar su entrada en el escenario social presente es una forma de condenarse a ver las circunstancias futuras con ojos del pasado, porque una sociedad muestra su grado de madurez cuando es capaz de tomar conciencia de que necesita dejar paso a la responsabilidad, el protagonismo y el esfuerzo de quienes tienen más capacidad para hacerlo.

En definitiva, favorecer su incorporación a la sociedad es un valor de inversión sólido y seguro, cuyos beneficios no se detienen en un grupo humano concreto, sino que distribuyen su rentabilidad entre el conjunto del tejido social.

Pese a ser evidente, la complicada coyuntura que atravesamos en este momento para las personas jóvenes, y a todos los factores de exclusión añadidos que tienen los jóvenes que llegan al servicio Zabalbideak y al Recurso residencial Itsasargi Etxea, nuestro punto de partida debe ser el convencimiento real de que, pese a todo, a ellos mismos, y a sus difíciles circunstancias, son un colectivo trabajable, en el que los resultados deben medirse no sólo con los objetivos alcanzados, sino también con los procesos educativos y afectivos desarrollados a través de la intervención.

Constatamos que los jóvenes residentes en el piso tratan siempre, aunque les cueste vislumbrar ese punto, de tener una visión alternativa y razonablemente optimista sobre sus traumas infantiles y sus efectos dañinos.

Y así, muestran la existencia de un mecanismo de autoprotección que, amortigua la mayoría de las veces el choque de su desestructuración familiar, y por ende, la personal, que se pone en marcha desde la más tierna infancia.

Lo que les hace valerse de una especie de reserva biopsíquica que les permite sacar fuerzas de flaqueza y esto es posible, sobre todo, si el entorno social está dispuesto a ayudarles, para que no se dejen arrastrar por la pendiente natural de los traumas que le impulsa a correr mundo y a ir de golpe en golpe.

Los jóvenes excluidos, institucionalizados por falta de cobertura familiar, y/o marginados por otras circunstancias, no están irremediablemente destinados a un futuro de marginación y exclusión social.

Es cierto que estas circunstancias determinan en gran modo su vida, pero no la deciden definitivamente. Todos tenemos un potencial de desarrollo positivo, pero todos también necesitamos el apoyo para sacarlo a flote por muy escondido que esté, y las oportunidades para acceder a unos recursos que a veces se nos niegan por origen o por desconocimiento.

Los jóvenes residentes nos han demostrado una y otra vez que tienen dentro de sí las capacidades naturales necesarias para superar dificultades, resolver problemas, y nuestro enfoque ha consistido en hacer posible que esas capacidades naturales vayan apareciendo, lograr un contexto tal que permita a nuestros jóvenes tener acceso a las capacidades y recursos que antes no habían estado usando para resolver sus problemas.

Y de hecho, consiguen hacer cosas adecuadas y sanas en relaciones a su edad, o dejan de hacerlas si no son las más adecuadas, y hay veces que logran bloquear pautas antiguas que mantienen y perpetúan los problemas personales, familiares, etc.,

Consiguen aflojar sus rigideces en la medida suficiente como para descubrir otros modos de pensar y comportarse, capaces de eliminar los problemas en el presente, porque para preparar el mañana, el mes próximo, un mejor futuro, solamente se puede construir en base al presente.

EQUIPO ZABALBIDEAK – ITSASARGI ETXEA

One Response to “REFLEXION: LOS JÓVENES Y SUS CAPACIDADES”

  1. Esto tiene que seguir. Ya que es una inversión en futuro. Es clave intervencion perseverante en ese momento de sus vidas. Se que lo haceis bien. XXXXX1000

×

Los comentarios están cerrados.